Derivado de la contingencia por Covid-19, el Ejecutivo federal anunció la eliminación de 10 subsecretarías para poder obtener más recursos.

Desde el inicio de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado claro que la aplicación de lo que llama “una austeridad republicana” es el eje central para combatir diversos males dentro de la Administración Pública Federal (APF).

La Administración Pública Federal estaba integrada, hasta el año pasado, por un millón 320,175 puestos, de acuerdo con la Secretaría de la Función Pública (SFP).

El primer paso del proyecto de AMLO inició con la reforma a la Ley Orgánica de la APF a fin de eliminar duplicidades y fusionar áreas, lo anterior con miras a ahorrar el equivalente a 10,104 millones de pesos en servicios personales de toda la APF, suma que se pretende también ahorrar en el 2020, según la SFP.

A raíz de la crisis generada por el coronavirus, se aplicaron nuevas medidas de austeridad como la reducción del salario de manera voluntaria de los altos funcionarios en hasta 25% de manera progresiva, la cancelación de aguinaldos y otras prestaciones de fin de año de servidores públicos, además de eliminar 10 subsecretarías a nivel federal.

Los recortes a la burocracia, planteados por el actual gobierno federal, podrían ahondar más en la falta de capacidad del Estado para atender problemas, al ser más una medida de corte simbólico que una realmente de austeridad que podría generar verdaderos ahorros para beneficiar el combate a la pandemia de coronavirus, señaló Fernando Nieto, especialista en Política y Administración Pública en México.

“Lo que hemos visto y se repite con los recientes decretos, es la improvisación, son cifras alegres, pero nadie explica de dónde salen estos números y sospecho que no hay una explicación porque no hay un análisis técnico”, mencionó el investigador del Colegio de México.

El experto también en temas de corrupción añadió que es preocupante que ante la crisis actual, la respuesta del presidente sea más austeridad, “no solamente porque sea una respuesta poco creativa, sino porque es una respuesta contraproducente”.

Explicó que invertir en las capacidades del Estado es redituable para enfrentar momentos de crisis como los que se han generado por la pandemia de coronavirus, al tiempo que dijo que en la actualidad hay “una burocracia sobrecargada, que en muchos casos perdió mucha de la gente”.


Fuente:
eleconomista.com.mx
Austeridad afecta capacidades del gobierno | El Economista

Abrir chat